top of page
  • Writer's pictureThe Useless Runner

Los 12 minutos del infierno

Darlo todo [adjetivo]

"Hecho con el máximo esfuerzo".


Traduccion por Andres Enrique Jimenez


Mi papá siempre decía: "En lo poco, se conoce lo mucho". Lo que significa que en esas pequeñas cosas o pequeñas acciones de los demás, llegas a saber mucho sobre ellos. Mantengo esto cierto hasta el día de hoy.


En el contexto del deporte, significa que en esos pequeños estallidos de energía, puedes medir cuánto has progresado con tu entrenamiento y qué tan preparado estás en tu proceso.


Hay una prueba de carrera llamada 'la prueba de Cooper'. Es una carrera de esfuerzo total de 12 minutos, desarrollada para medir el estado físico de los soldados del ejército. En los tiempos modernos se utiliza para medir el estado físico de los atletas y la estimación de vO2Max.


El truco de esta prueba es que si empiezas demasiado duro, ralentizarás rápidamente después de agotar tus reservas, y si empiezas demasiado lento, no maximizarás tus esfuerzos y terminarás cubriendo menos distancia.


Esta es una de las pruebas que más odio.


Esos 12 minutos pasan muy lentamente. Como si nunca acabaran. Yo los llamo "los 12 minutos del infierno."


Hice esta prueba ayer y logré cubrir 2,1 KM en 12 minutos. Esto indica que para mi edad y género, estoy en 'buenas' condiciones. Fue insoportable. Empecé demasiado rápido y pasé los últimos 8 minutos tratando de no reducir demasiado la velocidad. Al final estaba sudando como loco, jadeando por aire, sintiéndome enfermo y con fluidos por toda la cara. Me sentia terrible.


Pero esto también fue un llamado de atención.


Poco a poco he ido trabajando en volver a sentirme mejor, y he podido trabajar en mí poco a poco, recuperando mis hábitos, aprendiendo a conciliar la vida, la familia y el deporte. Siento que estoy haciendo un buen trabajo, y aunque todavía tengo esos momentos de tristeza, estoy logrando traducirlos en energía en la carrera. Puedo absorber esa energía y darle un buen uso. Es un trabajo duro, pero es gratificante sentir que finalmente tengo cierto control sobre lo que me está pasando.


Ayer no fue solo una prueba de Cooper. Fue el comienzo del camino para volver a ser yo mismo. Era una manera de salir y dejarlo todo en el campo, hasta la última gota. Me hizo sentir empoderado y me hizo consciente del largo camino que aún tengo para volver a ser quien era. Me hizo darme cuenta que debo ser una mejor persona, un mejor padre, esposo y amigo. Al final, cuando estás agotado, cansado y sintiéndote enfermo, te despierta a la realidad a la que te enfrentas ahora. Te empodera.


Quiero escribir historia, no para el mundo, sino para mí, para mi familia y para mis allegados. Los que me conocen y saben bien todas las cosas por las que he pasado. Quiero ser recordado por lo que realmente soy, y no por la persona triste en la que por esos golpes de la vida me convertí.


Es hora de trabajar duro y ser lo mejor que puedo ser.


Al final mi papá tenía razón, porque es en las cosas triviales, como una carrera de 12 minutos a toda velocidad, es que uno va conociendo y aprendiendo cuánto realmente necesita trabajar para ser mejor, y sabe dónde está y qué necesita hacer.


Gracias Papá. Nunca dudé de tu sabiduría, porque "en lo poco, se conoce lo mucho."


Gracias por leerme





56 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


Post: Blog2 Post
bottom of page